Poder, relaciones y resistencia al poder según Foucault

, , , 0 Comentarios


Según Foucault, las relaciones de poder entre sujetos surgen meramente con el lenguaje, conceptos inventados, una invención que ha llevado a regir al racionalismo en la actualidad, un pensamiento cartesiano que ha perseverado aunque parezca que la modernidad está en crisis.

Estamos anclados en una subjetividad moderna de la cual es muy difícil salir, si es que habría que salir. Ante esto tal parece que sí, pues los modelos de la modernidad que aseguran el desarrollo y el progreso no han funcionado como se lo han planteado.

Resistencia al poder

Con los nuevos modelos de producción en las sociedades industriales, surge un problema para el cuerpo humano y las mentalidades, el poder de resistencia al poder o al control.

Al fin, lo importante, es la reflexión sobre los riesgos o implicaciones políticas en la conformación de las nuevas subjetividades, pues si no existe resistencia no se puede hablar de relaciones de poder, según la perspectiva foucaltiana.

Estrategias de poder sobre el sujeto

De esta manera la autonomía del sujeto queda avasallada quedando como sólo una ilusión. De esta manera la “propia personalidad” no es propia sino del otro, siempre imitada.

Y es precisamente en este punto en que converge la actual alabanza a las formas de autonomía que son sólo especulación y estrategias de poder, todas las apologías reiteradas en los medios de información, mercadotecnia y publicidad.

Las relaciones de poder según Foucault

Las características de las relaciones “por un lado afirman el derecho a ser diferentes y subrayan todo lo que hace a los individuos verdaderamente individuos, por otro lado, atacan lo que separa a los individuos entre ellos, lo que rompe los lazos con otros, lo que rompe con la vida comunitaria, y fuerza al individuo a volver a sí mismo y lo ata a su propia identidad de forma constrictiva" (Michel Foucault. El sujeto y el poder. Versión electrónica)

Foucault parte de tres negaciones: negación del sujeto constituyente, negación de la universalidad u objetividad de la razón y negación del progreso histórico (procesos hacia mejor). Cf. Jiménez Burillo Florencio, Psicología de las relaciones de autoridad y poder. UOC. Barcelona, 2006 p. 118.

Dichas negaciones desvalorizan, o mejor, transvalorizan, al sujeto y la autonomía del yo. Las estrategias de poder de las que habla permiten categorizar al individuo, unirlo con su propia identidad.

Es así que con la configuración actual del cuerpo humano se ha perdido la resistencia, al crear cuerpos autocontrolados, no estaríamos hablando de relaciones de poder. Los sujetos se autocontrolan en una masa donde el poder radica en las técnicas de consumo, el autocontrol ya no es de un sujeto, sino de un consumidor.

P

De vez en cuando vengo aquí para desempolvar mi almohada.

0 comentarios: