Poema de amor

Alguien observa/Sandra de Santiago


Ayer fuiste como la alborada
sin sombra ni zozobra
y te fuiste ocaso.

Hoy permanezco a la espera
y sé que no hay esperanza
siempre amanece y anochece
igual que eternos son tus pasos

P

De vez en cuando vengo aquí para desempolvar mi almohada.

1 comentarios:

ángel dijo...

Gracias por este poema. Sobre todo por esa línea final que, al cerrarlo, se abre.

Saludos...