La risa de Dios




Fotos: Sandra de Santiago Félix


Qué pasa cuando los ojos se extravían
en el desierto de la imagen

Ya no hay oídos que aceleren nuestra muerte
ni la risa de dios para que juegue con nosotros

P

De vez en cuando vengo aquí para desempolvar mi almohada.

0 comentarios: