Tiempo. Poema


Atardecer que reposas
y admiras la elocuencia del pensar,
si tú también tienes alas,
vuelve a soñar como el niño
que salió de su castillo
y no regresó para llorar
ni para reiniciar su camino.

P

De vez en cuando vengo aquí para desempolvar mi almohada.

0 comentarios: