Vicente Huidobro: La poesía como origen del lenguaje

Para Vicente Huidobro los verdaderos poemas son incendios. Esto lo dice en el poema Altazor, en el cual la voz evocativa nombrada Altazor tiende a crear, es omnisciente y juega con el lenguaje. Se sirve de realidades alejadas que al unirse forman una imagen inimaginable hasta que se unen. Verbos o acciones personales categorizan a sustantivos como sembrar: se refiere a la tierra, angustia: sentimiento; no se puede sembrar la angustia en el sentido estricto de la palabra. Pero la alegoría es otra: la angustia como algo impuesto y no que viene de dentro.

Otro ejemplo de esto lo encontramos en la imagen formada por llanuras y ojos, secar y Voz, en lugar de “no escuchar”. Es decir que busca una manera de “crear”imágenes a partir de otras. Respecto a la pretensión de que defiende Huidobro como creacionista, la de crear, –como acción que puede realizar sólo Dios, de la nada- no la logra. Sí en cambio imágenes no comunes y despierta con ello una escritura en la que lo primordial es el cómo se estructura y se forma el poema.

Huidobro se preocupa por cómo escribir o plasmar lo que se ha dicho, o “lo que importa es el cómo y no tanto el qué”, esta idea es general en el transcurso de Altazor, ya que manifiesta formas novedosas para el común qué. Ahora bien, si intentamos buscar el qué se dice en este texto, encontramos un todo o un querer abarcar todo con la idea de cómo escribir. El cómo en Altazor funciona a través de la imagen, creando analogías entre palabras y conceptos que gramaticalmente concuerdan, pero semánticamente no.

Dentro del texto, como poesía, es válida la ruptura anterior de la semántica, ya que lo que se defiende es la creación de imágenes que no existen en el universo conocido. Como creación es válido porque busca un estilo propio y autónomo.

En Altazor existe una voz evocativa que interroga al autor Vicente Huidobro, es decir que cuestiona al poeta en sí mismo. Invita al poeta que haga florecer la rosa con el poema. El poeta cuestiona al poeta, cuestiona a los poetas y los invita a meditar sobre el cambio. El poeta debe liberarse de la memoria que lo posee, debe estar limpio de todo convencionalismo y marca en lenguaje. Altazor pide un descubrimiento, en este sentido cabe señalar que más que creacionismo debe ser un descubrimiento o inventar de cosas nuevas, de un propio lenguaje que deseche las reglas tradicionales.

Dios para Altazor existe gracias a él. Pero, ¿quién es Altazor? Tal vez el poeta ideal para Huidobro, aquel que deba inventarse hasta un Dios para sacar a la poesía del tradicionalismo. Altazor desconfía de las palabras, desconfía de la poesía, pero más bien desconfía de los poetas, “matemos al poeta que nos tiene saturados”.

Para Huidobro lo válido es resucitar las lenguas y las palabras que tienen demasiada carga para que al final se vuelva puro ritmo, para que la poesía cree sonidos o mejor que los sonidos creen a la poesía. La pretensión de Huidobro es muy ambiciosa, pues quiere remontarse al origen del lenguaje, algo que es inherente al humano y aún no se descifra. Huidobro defiende la poesía como el inicio del lenguaje, a través de lo más elemental, los sonidos y su juego.

0 comentarios:

Cómo conocí a Oliverio Girondo (su poesía)

Hace algunos años, para ser más precisos 4, vi la película "El lado oscuro del corazón". En ese entonces apenas comenzaba a conocer la buena vida, bueno eso creo yo.}
En dicha película aprecían fragmentos de poemas de un autor desconocido para mí. Pregunté a mi amiga por el autor, pero no supo. (lo mejor hubiera sido revisar los créditos al final, que tonta, no se me ocurrió).
En fin, luego de dos años, más o menos, en un encuentro que tuve con mi amigo Ángel, le comenté sobre lapelícula y coincidimos en que era una de las mejores que habíamos visto (por cierto, alguien sabe si existe la parte dos?) Me dijo que el poema que tanto me impactó y que en torno a él gira la película, había sido escrito por oliverio Girondo.
Algunos de los textos que salen :


Me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! y en esto soy irreductible no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. ¡Si no saben volar pierden el tiempo las que pretendan seducirme!
Esta fue y no otra la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa.
¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
¡María Luisa era una verdadera pluma!
Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres
¡Con que impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. "¡María Luisa! ¡María Luisa!"... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.
Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.
¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera..., aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes... la de pasarse las noches de un solo vuelo!
Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?
Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una manifestación de personalidades.
En mí, la personalidad es una especie de forunculosis anímica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad.
Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W.C.
¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál es la verdadera!
Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas ellas, no me convenzo de que me pertenezcan.
¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo me pregunto-- todas estas personalidades inconfesables, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de congelar una locomotora?
El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero son de una petulancia... de un de una falta de tacto...
Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas, conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de con temporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, coda una pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de las demás. Si alguna tiene una ocurrencia, que me hace reír a carcajadas, en el acto sale cualquier otra, proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquella desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, esta se empeña en demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abuse de la noche y no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y exige que me levante junta con las gallinas.
Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca, una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen mutuamente. E1 hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de dificultades, antes de cometer el acto mas insignificante necesito poner tantas personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y es per a r que se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo. Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo... si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

Diluido en esa contemplacion había logrado olvidarme haste de mí mismo, cuando, de repente, una voz pastosa pronunció mi nombre. Aunque estaba seguro de encontrarme solo, la voz era tan nítida que me incorporé para comprobarlo. A los dos lados del camino, el campo se extendía sin tropiezos. Uno que otro árbol perdido en la inmensidad y, cerca mío, algunos cardos, entre los cuales divisé un bulto que resultó ser una vaca echada sobre el pasto.
Opté por acostarme de nuevo, pero antes que pasara un minuto oi que la voz me decía:
"¿No te da vergüenza? ¿Cómo es posible? ¿Qué has hecho para llegar a ese estado? ¿Ya ni siquiera puedes vivir entre la gente?
Por absurdo que resultase, era indudable que la voz partía del lugar donde se encontraba la vaca. Con el mayor disimulo me di vuelta para observarla. La claridad de la noche me permitía distinguir todos sus movimientos. Después de incorporarse y avanzar unos pasos se detuvo a pocos metros del sitio en que me hallaba, para rumiar durante un momento lo que diría y proseguir con un tono acongojado:
"¡Hubieras podido ser tan feliz! ... Eres fino, eres inteligente y egoísta. ¿Pero qué has hecho durante toda tu vida? Engañar, engañar... ¡nada más que engañar!... Y ahora resulta lo de siempre; eres tú, el verdadero, el único engañado. ¡Me dan unas ganas de llorar! . . . ¡Desde chico fuiste tan orgulloso! . . . Te considerabas por encima de todos y de todo. De nada valía reprenderte. Crees haber vivido más intensamente que nadie. Pero, ¿te atreverías a negarlo?, nunca te has entregado. ¡Cuando pienso que prefieres cualquier cosa a encontrarte contigo mismo! ¿Cómo es posible que puedas soportar ese vacío?... ¿Por qué te empeñas en llenarlo de nada? Ya no eres capaz de extender una mano, de abrir los brazos. ¡Es verdaderamente desesperante!... ¡Me dan unas ganas de llorar!
Cuando calló, sin darme cuenta me levanté y di unos pasos hacia ella. Después de mirarme con unos ojos humedecidos de ternura y de limpiarse la boca refregándosela contra la paleta, sacó el pescuezo por encima del alambrado y estiró los labios para besarme.
Inmóviles, separados únicamente por una zanja estrecha, nos miramos en silencio. Pude caer de rodillas, pero di un salto y eche a correr por el camino. En lo más profundo de mí mismo se erguía la certidumbre de que la voz que acababa de oir era la de mi madre."

Y lo peor es que la vaca, mi madre, tiene razón. Yo no soy, ni he sido nunca más que un corcho. Durante toda la vida he flotado, de aquí para allá, sin conocer otra cosa que la superficie. Incapaz de encariñarme con nada, siempre me aparté de los seres antes de aprender a quererlos. Y ahora, es demasiado tarde. Ya me falta coraje hasta para ponerme las zapatillas.

Los nervios se me adhieren
al barro, a las paredes,
abrazan los ramajes,
penetran en la tierra,
se esparcen por el aire,
hasta alcanzar el cielo.
E1 mármol, los caballos
tienen mis propias venas.
Cualquier dolor lastima
mi carne, mi esqueleto.
¡Las veces que me he muerto
al ver matar un toro!..
Si diviso una nube
debo emprender el vuelo.
Si una mujer se acuesta yo me acuesto con ella.
Cuántas veces me he dicho:
¿Seré yo esa piedra?

Dicotomía incruenta
Siempre llega mi mano
más tarde que otra mano que se mezcla a la mía
y forman una mano.
Cuando voy a sentarme
advierto que mi cuerpo
se sienta en otro cuerpo que acaba de sentarse
adonde yo me siento.
Y en el precise instante
de entrar en una casa,
descubro que ya estaba
antes de haber llegado.
Por eso es muy posible que no asista a mi entierro,
y que mientras me rieguen de lugares comunes,
ya me encuentre en la tumba,
vestido de esqueleto,
bostezando los tópicos y los llantos fingidos.



Además se incluyeron de:

Mario Benedetti


Rostro de vos
Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón
tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto y por sabor
sin un temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos
estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición
mis huéspedes concurren
concurren como sueños

Corazón coraza

(en la película, recitada en alemán, por Mario Benedetti)
Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza
porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro
porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.



y de Juan Gelman:

Costumbres
no es para quedarnos en casa que hacemos una casa
no es para quedarnos en el amor que amamos
y no morimos para morir
tenemos sed y
paciencias de animal

Poco se sabe
yo no sabía que
no tenerte podía ser dulce como
nombrarte para que vengas aunque
no vengas y no haya sino
tu ausencia tan
dura como el golpe que
me di en la cara pensando en vos


Sefiní
basta por esta noche cierro
la puerta me pongo
el saco guardo
los papelitos donde
no hago sino hablar de ti
mentir sobre tu paradero
cuerpo que me has de temblar

1 comentarios:

La estatua

1 Comentarios



Siempre encontraremos posado un pájaro
en la cabeza de una estatua
para avisar la llegada
de una tormenta

1 comentarios:

El poeta es...

Me preguntaba qué es un poeta, a colación de una minicharla que sostuve hoy en la mañana con uno.
Pregunté, pregunté y pregunté en otros lados ya saben, haber si les interesan estas opiniones:

Es una persona que esta inspirada.


Aalguien que ve la realidad de otra manera
Aquel que en el aire las compone:Tu que eres poeta y en el aire las compones. Hacedme una chaqueta sin bajarme los pantalones

Es un literato, que tiene pasion, odio o algun sentimiento muy fuerte, lo pone en palabras, por lo general que rimen.como la mayoria de los artistas son muy sensibles pero lo que los diferencia son los tonos de voz y las rimas
Alguién que escribe sus sentimientos de forma escrita. Lo de que rime y tenga estructura, no es necesario. Es plasmar en papel el candor del alma.

Es alguien con una capacidad increible para ver el mundo de manera romantica.

Es un loco que en sus ratos de cordura intenta representar al mundo y a lo que en él sucede con palabras. Mi poesía interior

Es una persona que transmite sus pensamientos, sentimientos, a través de palabras que tienen sentido y que tienen un mensaje..

ES ALGUIEN QUE PUED, POR MEDIO DE LA POESIA, EXPRESAR LO QUE VE DEL MUNDO A TRAVÉS DE SUS SENTIMIENTOS. S ALGUIEN QUE PUEDE SABER EL PORQUE DE MUCHISIMAS COSAS...CUALQUIERA NO ES POETA.. SON MUY PERO MUY POCOS LOS QUE HAY

Es un artista que se expresa a través de la palabra. Si me gusta la poesía, no sólo por la idea sino por la forma y el sonido.

Alguien que tiene la facilidad o el don divino de expresar o plasmarcon una pluma y en un papel lo quele sale del alma, y que casi siempreles sale bien, gracias a ellos tenemospoesía, letras de música y libros con frasesy refranes. Gracias.Por que de poetas y locos todos tenemos un poco.

Una persona que escribe o describe de alguna manera lo que siente o deceria hacerhabla con el corazon y sus escritos llegan al almasueña despierto ama y odia a la vez pero escribe sus sentimientos
Capaz de interpretar los sentimientos de otros, de ellos mismo y de un pueblo, con flores y con fusiles de palabras y versos.Es el que dice la verdad con adjetivos disfrazados, y sustantivos elocuentes.Es el que pone el lápiz a disposición de todos y deja escurrir la tinta para los que no tienen voz en este mundo.Son los que no callan ante la censura o el agobio de este mundo.Son los responsables de las letras felices, triste y demandantes.
Una mujer que nació en tierra de poetas.
Después de haber recibido estas respuestas ahora menos lo sé, es cuestión de esperar a que una luz ilumine mi cerebro???
Saludos a Ángel Higuera, espero que me mandes una respuesta e intercambiar opiniones.

0 comentarios:

Muy, pero muy difícil?

0 Comentarios

Algunas veces despertamos
invocando que regrese el sueño
Otras, invocamos despertar
y así salir del sueño
Qué difícil agradar al hombre
cuando se tienen dualidades que ofrecer.

0 comentarios:

Gotan Project: Una mezcla inteligente

0 Comentarios


Powered by Castpost

Esta canción además de todas las de Gotan Project me encantan.

Recomiendo el album "La revancha del Tango"

Gotan Project es una mezcla parisiense y argentina en la que van de la mano el tango con la música electrónica.

es un proyecto que en lo particular me parece muy bueno, para los que les gusta el tango no se deben perder este disco.

0 comentarios:

Un canción que amí me gusta

0 Comentarios


Powered by Castpost

La soledad, Pink Martini

0 comentarios: