Nada queda?

0 Comentarios

Ya no existen nombres que despierten
A los muertos de la noche
Ni estrellas que se llamen soledad
Sólo queda el hastío de vivir
Cada segundo con un número que marca
La existencia

No nos salvará el nombre
De ser vigilados por el dios
Del hombre que se vuelve marioneta.

P

De vez en cuando vengo aquí para desempolvar mi almohada.

0 comentarios: